Licencia Creative Commons

Un día como hoy, 22 de julio de 1936, se tomaba al asalto por fuerzas del General Franco el importante paso del Alto del León, en la sierra del Guadarrama, el más importante de los dos que comunican Madrid con la zona de Segovia y Ávila, junto con el de Navacerrada y que se convirtió en uno de los símbolos de la guerra por el ejército sublevado.
Los combates comenzaron a primera hora de la tarde y tras una lucha que duró unas seis horas bajo un intenso calor, las fuerzas “nacionales” desalojaron al grupo de guardias civiles, guardias de asalto y paisanos capitaneados por un maestro de escuela de Guadarrama que habían subido a defenderlo. Tras subir los repechos desde San Rafael en un camión que forma parte de una columna con varias piezas de artillería y ser bombardeados por varios Breguet, reciben la orden de abandonar los camiones y hacer el resto de la subida a pie, por las laderas de ambos lados de la carretera, entre rocas y matojos hasta llegar a su objetivo y conquistarlo.
Así lo cuenta el alférez de complemento Jesús Fontana Alcántara en el emocionante relato que hace en el libro Guerra Civil en Madrid*:

excursiones-guerra-civil-madrid-alto-del-leon-primeros-dias

El Alto del León en los primeros días de combates desde la vertiente de Madrid. Al fondo el Hotel La Peña, actualmente Asador.

Ante la situación y recordando la orden de avanzar hacia el objetivo con rapidez, decido continuar por la carretera con los hombres que dispongo, unos veinte aprovechando la cuneta de la derecha ….. Recibimos algún fuego, no muy intenso mientras avanzamos a paso ligero … -¡Adelante! -grito- ¡Ánimo y adelante, que ya falta poco y el Alto es nuestro!
Salvamos una serie de talas que bloquean la carretera. Silban algunos proyectiles que pasan cerca, pero el fuego sigue sin ser intenso. Veo soldados que suben también por la parte izquierda, deben ser de la sección de Vega. A la carrera alcanzamos pocos minutos después la explanada del Alto, coincidiendo milagrosamente en el asalto final…..
Algunos soldados salen del bar “Casa Hilario”, provistos de botellas de refrescos. Tengo la garganta completamente seca, así que entro yo también y me bebo de un tirón un par de botellas de cerveza. Jamás esta bebida me ha parecido tan exquisita. El bar está abandonado, al igual que el Hotel “La Peña”, hacia la parte de Madrid, en el otro extremo de la explanada.”
Esa misma noche fijan una batería de cañones en la misma explanada y a partir de este día 22 de Julio hasta el 27, tienen lugar violentísimos combates durante más de 20 horas al día en los que ambos bandos sufren importantes bajas.
El ejército de la República ya no conseguirá desalojar a los sublevados de esta posición durante el resto de la guerra.

Noticia publicada en ABC Madrid el 25 de Julio de 1936 

Noticia publicada por La Vanguardia el 25 de Julio de 1936