3 Comentarios

  1. Esta es la Cueva de la Olmeda (Fuero Viejo de Madrid, 1147-1202, de Eixidos et Salidas). Confundida con la Cueva de la Magdalena, por el Grupo GeGet de espeleología en catálogo de la CAM. Se ubica en cueva histórica de entorno de poblado carpetano (Hierro I-II). Restos cerámica y piletas excavadas. Margen izquierdo río Manzanares, frente caserío de Perales.
    Existe un friso labrado republicano 50 metros al Norte.
    La cueva pudo utilizarse como observatorio. Las aspilleras abocinadas también permiten uso de armas automáticas. No parece uso artillero por dificultad de insertar pieza fija de cierto tamaño y riesgo de desprendimientos por las enormes diaclasas estructurales existentes.

    Responder
    • lmartineze

      En el propio mapa de IGN Hoja 582-II-Perales del Río, MTN25- viene como Cueva de la Magdalena, genéricamente aceptado que es errónea su denominación. En otras documentaciones, y menciono a Jacinto Arévalo, se habla de la Cueva de las Brujas, como cueva de antigua utilización, y reutilizada en la guerra civil como asentamiento de armas e incluso puesto de mando.
      Mi parecer particular es que las bocas son enormes, gigantescas, desproporcionadas si solo se trata de meter tubos de ametralladora, cuando además en los alrededores hay algunos asentamientos de este tipo. Pero también he pensado en los daños que provocaría un cañonazo en el interior, y no digamos una serie de cañonazos.Y sin embargo, no olvidemos en el otro extremo, en el Piul, que existe una tronera similar en pleno acantilado donde sí parece haber unanimidad en que allí se escondía un cañón, utilizado para hostigar las posiciones franquistas. Usado después para la cría del champiñón. Si aquél se pudo utilizar, por qué no la Cueva de las Brujas o de la Olmeda?

      Responder
  2. La idea de la pieza artillera creo que se nos ha ocurrido a todos los que pasamos por allí, por lo mismo que tú dices: el tamaño de las bocas.
    Aún metiendo una pequeña pieza anticarro, por un decir, o algo similar, no dejaría de ser un despropósito.
    Con el tiempo y sucesivas visitas, además de documentación que se va sacando de los archivos militares, vamos matizando las interpretaciones iniciales.
    Las cinco cuevas-simas inventariadas por los espeleólogos entre el cerro de la Gavia y el de la Oliva (Los Migueles) son: Gavia-Magdalena-Bruja-Búnker-Sima. En los mapas abundan toponimias dispersas, cambiadas de lugar, y errores repetidos que estamos hartos de constatar en nuestros estudios.
    Jacinto cuenta la anécdota del cañón en la zona del Piul, y hasta un tubo de chimenea que sobresale de la cueva cegada, usada como infravivienda en la postguerra, parece confirmar esta tesis animando la imaginación popular.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *