Aún siguen apareciendo restos de la batalla, como este proyectil de 50mm de mortero “Valero”