Mismo comentario que para la 1ª parte de esta Recreación Histórica, Abánades 1/2